Skip navigation

Tag Archives: Danke

Un buen uso que se le puede dar a los geles es el de colorear el fondo a la hora de hacer un retrato.

El procedimiento es sencillo:

Tenemos que tener presente la reacción: Poca distancia de la luz al sujeto -> Fondo más oscuro.

Ésto lo necesitaremos porque para que el fondo quede bien coloreado, tendremos que hacerlo lo más oscuro posible para que la pared sólo reciba la luz que procede del flash con el gel, y no se contamine con la luz que ilumina nuestro sujeto.

Aquí van un par de ejemplos:


Esta foto está hecha en un pasillo de mi casa.

La primera tiene el fondo de color más claro por lo ya comentado, le llegaba mucha luz de la fuente principal, que era un flash a 1/2 a través del paraguas.

El fondo está a algo menos de 3 metros de donde estaba el perro.

En la segunda foto se puede ver el flash usado para el fondo, es el puntito blanco que se ve abajo a la izquierda, que no estaba completamente tras la esquina. Si no recuerdo mal, también estaba a 1/2 de potencia, pero en esta segunda foto la apertura ha pasado de f/8 a f/16, lo que hace que el fondo sea más oscuro y tenga menos luz parásita. Para poder cerrar más el diafragma, se acerca la luz al perro para que le llegue aproximadamente la misma luz.

Para terminar por hoy, la foto favorita de la sesión:

Está hecha igual que la segunda de arriba y sólo tiene un recorte para quitar una puerta que se veía por la derecha.

Pues esto es todo. La verdad es que me costó más esfuerzo del que pensaba poder hacerlo. Al usar el paraguas tengo que subir un poco la potencia del flash, lo que hace que la luz llegue más lejos, por lo que contamina más el fondo. No es tan fácil como creía encontrar el equilibrio entre distancia y potencia con el paraguas…

Como os conté ayer, el paraguas que pedí llegó roto y tampoco podía usar el soporte en el trípode.

La cosa no podía quedar así, por lo que por la tarde me puse a intentar arreglarlo, con la ayuda de mi padre.

Problema 1: La varilla del paraguas

Para arreglar la varilla, apreté la parte que no estaba unida al paraguas para que entrara un poco a través del resto de la varilla.

Una vez que comprobé que podía entrar, usé un pegamento fuerte de 2 componentes, después de lijar ligeramente la superficie donde iba a aplicar el pegamento. Uní las partes rotas y lo dejé secar toda la noche.

De momento parece que funciona y no se ve débil, pero sé que es una chapuza, en cualquier momento puede romperse otra vez…

Aquí está el resultado:

Problema 2: El soporte del paraguas

Después de muchas pruebas, el sistema elegido ha sido un taco de plástico (de los que se usan para las alcayatas después de taladrar la pared), y forrado con un trozo de tubo de goma para darle cuerpo.

Aquí está el resultado final:

También podéis ver cómo queda el montaje final aquí:

También debo decir que me contestaron de la tienda, diciéndome que me enviarán un nuevo paraguas sin ningún coste y sin tener que mandar el roto, así que todo perfecto.

Y para terminar, ya que lo tenía todo montado, no me podía quedar sin hacer una prueba:

Eso es todo, ahora toca hacer muchas fotos 😀

Bueno, el otro día hice unas pruebas con mi perro.

No estuve probando nada en especial, sólo jugando un poco con él.

Ésta es la foto que más me gustó de la sesión.

Sólo con 1 vivitar arriba a la izquierda, a 1/4 de potencia y directo al perro.

Esta mañana he sacado a pasear al perro con la cámara para poner en práctica la lección de equilibrio de luces en exterior con luz del día. Ésto es lo que se llama iluminación cruzada, cuando usamos el sol como una fuente de luz y el flash como otra en diferente dirección.

Entre lo poco que colabora el perro normalmente y el calor que hacía, ha sido una pelea constante por hacer las fotos, la verdad es que así no se puede trabajar a gusto, voy a pedir un aumento…  🙂

He podido darme cuenta de que el método para hacer las fotos es prácticamente igual al que empleé para hacer las fotos atardeciendo: primero se mide la luz del ambiente y a partir de ahí se juega con la potencia y la distancia del flash, que ahora debe ser mucho más potente y/o más cercano para compensar la luz del sol.

Pues bien, aquí van las fotos. Estas primeras fueron alrededor de las 11:15 de la mañana.

Sin flash –  1/180 seg – f/11 – ISO 100

Flash a la derecha a 1/4 –  1/180 seg – f/11 – ISO 100

En éstas 2 fotos se ve perfectamente el efecto del flash. En la primera, en la que no estaba activado, el perro tiene una clara subexposición. Por la sombra del suelo podéis ver fácilmente dónde estaba el sol.

En la segunda foto, el perro tiene mucha más vida gracias al flash, y el paisaje está igual de iluminado que en la primera foto, sin embargo, la segunda creo que es bastante más atractiva.

En ésta siguiente foto podéis ver dónde estaba el flash y dónde estaba el perro, pero como el pobrecito ya no tenía más ganas de estar al sol, está su correa en el suelo…

Seguimos con el paseo, pero cada vez estábamos más cansados los 2, así que cuando le dije que si le hacía unas fotos, me dijo que me buscara a otro, que él esperaba en la sombra. Pero como no había otro, lo perseguí a la sombra también…  🙂

Las 3 fotos con Flash a la izquierda a 1/4 (variando distancia y altura) –  1/180 seg – f/6.7 – ISO 100

En esta ocasión, como estaba a la sombra si se esperó para que le hiciera la foto del “Como se hizo”:

Estas fotos fueron alrededor de las 12 del mediodía, con un calor tremendo y ganas de llegar a casa ya…

Como conclusión, puedo decir que al menos un flash va a venir inseparablemente conmigo, no sólo sirve para cuando hay poca luz, como ya se sabe, sino que te da una capacidad para ser creativo muy importante.

El control en estas situaciones es bastante sencillo, una vez que se ha practicado algo. Bueno, sencillo de manejar, pero para dominarlo completamente hace falta practicar bastante…

Después de terminar con los primeros encargos, viene un tema que me parece que va a ser interesante, que es el equilibrio de la luz. En este caso en concreto, hay que equilibrar la luz del atardecer con la luz que ofrecen los flashes.

El asunto consiste en conservar la luz del ambiente, teniendo una buena iluminación en nuestro sujeto principal/modelo.

Si tenemos un paisaje de fondo y sólo se utilizara la luz ambiente, o el cielo sale bien expuesto y el modelo saldría oscuro, o el modelo saldría bien y el cielo demasiado claro.

Una vez manos a la obra, fui con mi perro Danke a la azotea de mi casa cuando ya estaba anocheciendo.

Sólo estuvimos unos 10 – 15 minutos y la luz que había al terminar, para que os hagáis una idea era ésta:

1/45 seg – f/6.7 – ISO 200

El perro no estaba muy colaborador, así que no me dejó hacer muchas fotos buenas, pero ésta creo que es simpática:

1/45 seg – f/8 – ISO 200

1 Vivitar a la derecha de la cámara paralelo al perro a 1/16 de potencia, posición de 28mm y en el suelo.

1 Vivitar sujetado con mi mano izquierda lo más alejado y alto posible, también a 1/16 y 28mm.

Un “premio” para el perro sujeto con la mano que controlaba la cámara.

He realizado un ligero ajuste de niveles, estaba algo (más) subexpuesta.

Pues bien, el procedimiento para calcular la luz lo hice muy rápido, y creo que es bastante efectivo:

Realicé una primera foto al paisaje para medir la luz. Me dio una lectura que subexpuse un paso para tener un cielo algo más atractivo.

Luego, pillé al perro donde pude, y le coloqué el flash en el suelo, el otro en la mano, y moviéndolos un poco llegué a la exposición de la foto, por lo que prácticamente no varié la exposición del paisaje.

Y éso fue todo, así de fácil.

La verdad es que creo que las prácticas anteriores ayudan a la hora de hacer algo así. Lo primero que intenté al recibir los flashes fue hacer algo parecido, pero los resultados fueron lamentables, y creo que lo de ahora no está mal (no voy a ser muy duro conmigo mismo de momento 🙂 ).

La siguiente lección (Iluminación cruzada Flash/Sol), será interesante, a ver qué tal se da…