Skip navigation

Monthly Archives: agosto 2008

Un buen uso que se le puede dar a los geles es el de colorear el fondo a la hora de hacer un retrato.

El procedimiento es sencillo:

Tenemos que tener presente la reacción: Poca distancia de la luz al sujeto -> Fondo más oscuro.

Ésto lo necesitaremos porque para que el fondo quede bien coloreado, tendremos que hacerlo lo más oscuro posible para que la pared sólo reciba la luz que procede del flash con el gel, y no se contamine con la luz que ilumina nuestro sujeto.

Aquí van un par de ejemplos:


Esta foto está hecha en un pasillo de mi casa.

La primera tiene el fondo de color más claro por lo ya comentado, le llegaba mucha luz de la fuente principal, que era un flash a 1/2 a través del paraguas.

El fondo está a algo menos de 3 metros de donde estaba el perro.

En la segunda foto se puede ver el flash usado para el fondo, es el puntito blanco que se ve abajo a la izquierda, que no estaba completamente tras la esquina. Si no recuerdo mal, también estaba a 1/2 de potencia, pero en esta segunda foto la apertura ha pasado de f/8 a f/16, lo que hace que el fondo sea más oscuro y tenga menos luz parásita. Para poder cerrar más el diafragma, se acerca la luz al perro para que le llegue aproximadamente la misma luz.

Para terminar por hoy, la foto favorita de la sesión:

Está hecha igual que la segunda de arriba y sólo tiene un recorte para quitar una puerta que se veía por la derecha.

Pues esto es todo. La verdad es que me costó más esfuerzo del que pensaba poder hacerlo. Al usar el paraguas tengo que subir un poco la potencia del flash, lo que hace que la luz llegue más lejos, por lo que contamina más el fondo. No es tan fácil como creía encontrar el equilibrio entre distancia y potencia con el paraguas…

Estoy a punto de terminar con todas las tareas que hay puestas en el blog de Strobist en español, y no es que no tenga nada que probar, que queda y mucho, pero he pensado que podía ser interesante lo siguiente:

Para animar a la gente a participar un poco y hacer esto un poco más interesante, podíais dejar comentarios en esta entrada sobre cosas que:

  • Os gustaría probar pero no podéis y/o no tenéis tiempo.
  • Se me han pasado por alto.
  • Sugerencias o quejas.
  • Alguna duda que os pudiera resolver dentro de mis posibilidades.
  • etc…

Bueno, ya sabéis, ésto es básicamente para que comentéis y poder tener discusiones sobre los temas, así todos los que visitamos el blog saldremos ganando  😉

Las siguientes lecciones del Lighting 102 tratan sobre los geles y cómo equilibrar las luces con ellos, en concreto equilibrar la luz incandescente y la luz fluorescente.

Resumiendo (mucho), habría que intentar que al tener luz incandescente (una bombilla por ejemplo) nuestro sujeto tuviera esa misma temperatura de luz, por lo que habría que usar un gel cálido (naranja), para que todo tuviera el mismo balance de blancos.

Lo mismo pasaría con los fluorescentes, pero en este caso, el gel a usar debería ser verde.

Los geles “comerciales” están preparados para la temperatura de color correcta, lo cual no sucede con mis geles caseros.

Siempre queda el recurso de retocar la foto en el procesado, pero lo mejor sería no tener que usarlo.

En mi caso las pruebas que voy a poner a continuación están hechas con luz de día, por lo que el resultado no será con intención de equilibrar la luz ambiente, sino más bien para comprobar hasta que punto afecta al balance de blancos, que sera lo único que cambie:

Aquí están las fotos:

Aquí estaba el flash a la derecha a 1/4 , el balance de blancos a 2800 K, con un gel naranja.

Se ve que donde no llega la luz del flash, el color es azulado debido al balance de blancos.

Aquí todo estaba igual, excepto que se usó un gel azul y el balance de blancos estaba a 10000 K, por eso la parte en sombra se ve rojiza.

Como conclusión he sacado que la luz del flash está tan coloreada que el balance de blancos por si solo no es capaz de corregir la tonalidad. Me queda pendiente hacer pruebas para equilibrar el color, pero no tengo luces a mano para equilibrarlas… 🙂

P.D.: Ayer fue el día de mayor número de visitas al blog desde que lo empecé y hoy pasará de 500 visitas… ¡Muchas gracias a todos!

Resulta que se me había pasado un encargo, sobre luz cruzada con luz restringida.

Yo decidí utilizar una diana y dardos para hacer la composición.

Se supone que hay que aprovechar algo de luz ambiente y con el flash atraer la atención al punto donde queramos.

Voy a enseñaros primero uno de los intentos que más me ha gustado:

También traigo foto del montaje:

Y ahora la explicación:

La cámara estaba a 1/180 seg, f/11 y ISO 800. Como se puede ver en el montaje, había suficiente luz ambiente. Quizá podía haber bajado un poco la velocidad para bajar el ISO…

El flash sobre el trípode estaba a 1/2 de potencia y tenía el snoot hecho con la caja de cereales con una hoja de papel de aluminio con un agujero en el centro para concentrar todavía más el haz.

El otro flash estaba a 1/16 de potencia, sólo lo quería para iluminar un poco el dardo, ya que si no lo usaba quedaba negro.

Otra foto que hice y me gustó, pero que ya no cumplía con el encargo, fue esta:

Está hacha exactamente igual, salvo que el flash que antes estaba abajo, ahora estaba arriba de la diana, sujeto también con la mano.

Con un poquito de procesado, el resultado es éste:

Como os conté ayer, el paraguas que pedí llegó roto y tampoco podía usar el soporte en el trípode.

La cosa no podía quedar así, por lo que por la tarde me puse a intentar arreglarlo, con la ayuda de mi padre.

Problema 1: La varilla del paraguas

Para arreglar la varilla, apreté la parte que no estaba unida al paraguas para que entrara un poco a través del resto de la varilla.

Una vez que comprobé que podía entrar, usé un pegamento fuerte de 2 componentes, después de lijar ligeramente la superficie donde iba a aplicar el pegamento. Uní las partes rotas y lo dejé secar toda la noche.

De momento parece que funciona y no se ve débil, pero sé que es una chapuza, en cualquier momento puede romperse otra vez…

Aquí está el resultado:

Problema 2: El soporte del paraguas

Después de muchas pruebas, el sistema elegido ha sido un taco de plástico (de los que se usan para las alcayatas después de taladrar la pared), y forrado con un trozo de tubo de goma para darle cuerpo.

Aquí está el resultado final:

También podéis ver cómo queda el montaje final aquí:

También debo decir que me contestaron de la tienda, diciéndome que me enviarán un nuevo paraguas sin ningún coste y sin tener que mandar el roto, así que todo perfecto.

Y para terminar, ya que lo tenía todo montado, no me podía quedar sin hacer una prueba:

Eso es todo, ahora toca hacer muchas fotos 😀